Esta Yemaya es bastante peligrosa cuando no se respeta lo que ella dice o aconseja… Conosco un anécdota de una hija suya a la que le pidió que coronara Ocha cuanto antes, preferiblemente antes de irse a vivir a la nueva casa. Yemaya le puso dinero en las manos y posibilidades. La hija se negó, porque veía que lo tenía todo, no le faltaba nada. Se mudó para la casa nueva, antes de que pasara un mes, la casa cogió candela. Y antes del año, la hija de esta Omó Yemayá, aún adolescente, hubo que internarla en una estructura médica porque se volvió loca, por decirlo de alguna manera.
Por otro lado, es una Yemayá que le habla en la mente a sus hijos y les alerta a cada paso.
Muy protectora, pero vengativa.

Responder