Saltar al contenido

Pataki de Oshún y Yemaya

tesoro

En este Pataki de Oshún, es donde muchos comprenderán el como llegaron los corales a ser parte de las riquezas de Oshun.

Aquí se narra que la bella Oshún siempre le gustaba pasear por el monte, su simpatía y carisma hacían que todos los animales inclusos los insectos más peligrosos como el alacrán disfrutaran de su presencia y canto.

Ella en el monte esparcía la alegría con sus andares y bailes.

Oggún siempre la observaba de lejos, pero un día se acerco y cambio su parecer, ya no le bastaba con disfrutar de el encanto particular de la bella Oshún, quería por encima de todo que fuera de el, Oshun al percatarse de las intenciones de Oggún, se horrorizo, pues en su corazón solo existe un amor que era Shangó,  decidio correr y alejarse, corrio, y corrio, por todo el monte, Oggun que para el era muy fácil correr, mantenía el acecho.

Cuando todos los esfuerzos de Oshún por alejarse de su pesadilla mermaban y ya pensaba que era un hecho que la iban a atrapar, diviso un resplandor a lo lejos, agudizo su mirada, observo que era un río, y sin pensarlo dos veces y con todas las fuerza que le quedaba, mantuvo su carrera hacia el, con mucho pesar llego y se lanzo al río.

Al lanzarse al río, sintió un gran alivio, pues se refrescaba con la caricia de la corriente y se sentia segura de escapar de Oggún, la corriente del río fluía hacia la desembocadura y junto a ella la bella Oshún.

Cuando llego a la desembocadura, tropezó con la poderosa Yemaya, le contó lo que le había pasado desde el inicio. A Yemaya le causo tanta simpatia y al ver que el río le causaba tanta protección , decidió regalarle el río, y para alegrarla la cubrió de joyas, corales, y otras riquezas.

Por este acontecimiento en la vida de Oshún es que vive en el río y quiere tanto a Yemaya.