Saltar al contenido

Pataki de Obatala y Oshún

oshun-rio

Cuenta la leyenda que Obatalá siempre cantaba a su hija Oshún, pero si una canción nunca dejaba de cantar, era una ceremonial, que siempre alegraba mucho a Oshún «Sawani Ibo Eleri, Leriche Oka Di Pola»

El solo hecho de ver la alegría que desprendía Oshún cuando le cantaba esa canción, era motivo suficiente para cantarsela cada día.

Un día Oshún salió de casa y no regresó más nunca. Obatala no podía superar esa perdida, caminaba mucho buscandola, preguntaba a todos cuanto encontrara en su camino, en unas de su búsquedas se adentro en el bosque y se sentó en una piedra muy triste, y en la tranquilidad que le envolvía el bosque escuchó el canto que le cantaba a Oshún de pequeña, pensó que solo era ilusiones, y se levanto, pero al levantarse escuchó el canto más fuerte, eso le provocó una inmensa alegría, camino hacia donde la voz se hacía más fuerte.

Los mejores rituales a Oshún

Atravesando con gran desespero las grandes plantas del bosque, y guiándose solo por la melodía de la voz, llegó a un río, donde había una bella joven jugueteando con el agua y cantando con mucha alegría, se acercó, le dio los buenos días y le dijo, joven ¿Quien le ha enseñado esa canción?

La joven y bella muchacha, miró a Obatala y le dijo de pequeña mi padre me cantaba esa canción, cada dia, cada noche, y ¿sabe usted? es algo curioso nunca se la he escuchado a nadie cantar, porque solo mi padre la cantaba para mi.

Obatala sabía que esa canción no la conocía nadie más, le pidió que la volviera a cantar, la joven Oshún comenzó a cantarla y Obatala también a la par con ella, ambos mientras cantaban se miraban a los ojos, Obatala le brotaban lagrimas de alegria, Oshun cantaba y en su rostro no cabía mas felicidad, Oshún cantaba con más fuerza y alegría, lloraba y enseguida comprendió que Obatala era su padre, se fundieron en un abrazo y nunca más se volvieron a separar.

Maferefun Yalorde¡¡